De nuevo en Navidad y de nuevo las eternas dudas sobre qué regalar… si ya tenemos de todo.

Regalar sensaciones.

Lo cierto es que es una idea estupenda. Tanto si se trata del regalo de un ser muy cercano a nosotros, como nuestra pareja, nuestros padres, hermanos… como si se trata de hacerle un regalo a alguien con el que no tenemos tanta confianza, regalar belleza y bienestar está en auge y acertaremos seguro. En el primer caso, porque por más veces que regales un buen masaje el destinatario nunca se quejará. Uno nunca se cansa de una buena comida, por más que necesitemos comer a diario. En el segundo caso, es una manera de no complicarse cuando no cocemos demasiado a la persona a quien tenemos que hacer un regalo, ya sea porque la acabamos de conocer y la queremos sorprender, ya sea porque se trata de un compromiso. Y siempre quedas bien ¡a nadie le amarga un dulce!

Para todos los bolsillos.

La verdad es que los packs de masajes son un regalo recurrente cuando se piensa en regalar sensaciones, pero hay mil ideas más…

  • Tratamientos faciales rejuvenecedores y antiestrés
  • Tratamientos corporales
  • Diseño de cejas
  • Un afeitado tradicional….

El abanico es muy amplio. 

Tarjetas personalizadas.

A pesar de que tenemos tarjetas regalo personalizadas todo el año, es en Navidad y Reyes cuando más demanda tienen. Se puede elegir cualquier servicio, tanto de peluquería y barbería como de estética, o combinar varios. 

 

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.